Ir a INICIO
Consejos varios
Celebraciones
Gastronomía
Historia
Pasos Fronterizos
Trekkings
Cultura
Geografia
Demografía
Fotos
Zonas Protegidas
VALLE DE KATHMANDU
Swayambunath
Pashupatinath
Boudhanath
Budha nilkantha
Patan
Bhaktapur
Changu narayan
Kirtipur
Nagarkot
Dhulikhel
Panauti
Dakshinkali
Pueblo Newar
- Introducción
- Datos prácticos
- Fotos...y más
OTROS LUGARES
DE INTERÉS
Bandipur
Namo buda
Lumbini
Parque del Chitwan
Tansen
Janakpur
Tengboche
 


THANGKA

Un Thangka, también conocido como tangka o tanka, es un tapiz o o pintura en tela de seda con bordados, que por lo general representan a una deidad budista, una escena o algún tipo de mandala. El mismo está pintado o bordado, se cuelga en monasterios o altares familiares y ocasionalmente es llevado por monjes en procesiones ceremoniales religiosas. En tibetano la palabra “than” quiere decir plano y el sufijo “ka” significa pintura. El Thangka es entonces un tipo de pintura realizada sobre una superficie plana, que puede ser enrollada. Generalmente los thankgas duran mucho tiempo y conservan mucho su esplendor, pero debido a su naturaleza delicada, tienen que mantenerse en lugares secos, donde la humedad no afecte a la calidad de la seda.

CULTURA
Introducción
Mantra "Om Mani..."
Calendario Nepalí
Chitrakar
Literatura
Música
Rueda de Plegaria
Thangka

 

Originalmente, las pinturas thangka se hicieron populares entre los monjes itinerantes ya que las pinturas en rollos eran fáciles de transportar entre los monasterios. Estos thangkas eran importantes herramientas de enseñanza, ya que mostraban escenas de la vida de Buda, de destacados Lamas, y de ciertas deidades o Bodhisattvas. Un tema popular de los Thangka es la rueda de la vida, que es una representación visual de las enseñanzas del Abhidharma o arte de la iluminación.

Mientras que para algunas personas estos son sólo coloridos tapices, para los budistas estas pinturas religiosas tibetanas poseen una belleza que se interpreta como una manifestación de ciertas energías iluminadas, y por lo tanto son visualmente estimulantes. Las imágenes de devoción actúan como la pieza central durante un ritual o ceremonia, y a menudo se utilizan como medio para ofrecer oraciones. En general, el arte religioso se usa como herramienta de meditación para ayudar a encontrar el camino de la iluminación.


Profesor de pintura thangka, diciembre 2005, thecnote


Emperador Qianlong con un vestido
de Lama, alrededor del año 1758 y
realizado por un artista anónimo


Centro Lama de Thangka en
Bhaktapur, agosto 2005, xitus

Ciertos historiadores afirman que la pintura China ha tenido una gran influencia de las pinturas tibetanas. A partir de los siglos XIV y XV, la pintura tibetana incorpora muchos elementos de los chinos, y durante el siglo XVIII la pintura china tuvo un impacto profundo sobre las artes visuales del Tíbet.

Un poco de historia

El Thangka es una forma de arte nepalí exportada al Tíbet por la princesa Bhrikuti de Nepal, la hija del rey Lichchavi, casada con Sron Tsan Gampo, gobernante del Tíbet, la cual llevó imágenes de Aryawalokirteshwar y otras deidades nepalíes al Tíbet.

La historia de las pinturas thangka en nepal comienza en el siglo XI d.C. cuando los budistas y los hindúes comenzaron a hacer ilustraciones de deidades y escenas de la naturaleza.

Históricamente, la influencia china y tibetana en las pinturas nepalíes es bastante evidente en los Paubhas (Thangkas). Los Paubhas son de dos tipos, los Palas que son ilustraciones de las deidades y los Mandales, que son pinturas místicas de diagramas con círculos y cuadrados con una significancia específica. Fue a través de Nepal que el budismo Mahayana se introdujo dentro del Tíbet durante el reinado de Angshuvarma en el siglo VII. Por consiguiente, hubo una gran demanda de iconos religiosos y manuscritos budistas para los nuevos monasterios en todo el Tíbet. En el valle de Katmandú se copiaron, para estos nuevos monasterios, gran número de manuscritos budistas, incluyendo el Prajnaparamita. Por ejemplo, el Astasahas rika Prajnaparamita fue copiado en Patan en el año 999 d.C. durante el reinado de Narendra Dev y Udaya Deva, para el monasterio Sa-Shakya en Tíbet.


Pintura al templo mongola del siglo XIX con
reflejos dorados, representa la figura de
Shakyamuni flanqueado por Avalokistesvara
y Manjushri. La forma de Manjushri
representado aquí, no es la típica manejando
su espada, pero hay muchas formas de los ochos bodhisattavas, algunas de ellas basadas en la tradición india, febrero 2007, Tibetanmuseum

 


Pinturas Thangka, diciembre 2005, thecnote

La influencia del arte de Nepal se extendió hasta el Tíbet, e incluso más allá en China durante el siglo XIII. Los artesanos nepalíes fueron enviados a las cortes de los emperadores chinos debido a su petición de difundir el conocimiento de ese arte por expertos. Después de la introducción del papel, la hoja de palma se hizo menos popular, sin embargo, se siguió utilizando hasta el siglo XVIII. Los manuscritos de papel imitaban la forma oblonga, más larga que ancha, pero eran más anchas que las hojas de palma.

A partir del siglo XV, comenzaron a aparecer poco a poco los colores brillantes en los thangkas nepalíes. Debido a la importancia creciente del culto tántrico, varios aspectos de Shiva y Shakti fueron pintados en poses convencionales.

Las deidades Mahakala, Manjushri, Lokeshwara y otras eran igualmente populares y por lo tanto eran frecuentemente representadas en los thangkas de fechas posteriores. Ya que el culto tántrico encarna poderes esotéricos, fuerzas mágicas y una gran variedad de símbolos, se puso un gran énfasis en el elemento femenino y en la sexualidad en las pinturas de ese periodo.

Las pinturas religiosas adoradas como iconos son conocidas como Paubhas en newari y como thangkas en tibetano. El origen de las pinturas es atribuido a los artistas nepalíes responsables de la creación de una serie de trabajos en metal y pinturas murales, así como de los manuscritos en el Tíbet. Al darse cuenta de la gran demanda de imágenes religiosas en el Tíbet, estos artistas, junto con los monjes y comerciantes, llevaron con ellos de Nepal, no sólo esculturas de metal, sino también una serie de manuscritos budistas.

Debido a esta gran demanda, los artistas nepalíes iniciaron un nuevo tipo de pintura religiosa en telas, las cuales podían enrollarse y transportarse fácilmente. Este tipo de pintura se hizo muy popular tanto en Nepal como en el Tíbet, así pues se creó una escuela de Thangka/Thanka que continúa siendo popular hoy en día. Uno de los primeros ejemplares de pintura thangka nepalí data del siglo XIII y muestra Amitabha rodeado de Bodhisattva. El “Mandala Vishnu”, con fecha de 1420, es otro buen ejemplo de la pintura de este periodo. Los primeros thangkas nepalíes son simples en su diseño y composición. La deidad principal, una gran figura, ocupa la posición central, rodeado por pequeñas figuras de divinidades menores.


Thangkas en venta, diciembre 2005, thecnote

El Thangka se ha desarrollado en las regiones del norte del Himalaya entre los Lamas. Además de los Lamas, las comunidades Gurung y Tamang también producen Tankas, lo cual ofrece importantes oportunidades de empleo para muchas personas en las colinas. Los thangkas de los newars, también conocidos como paubhas, ha sido una obra que se ha mantenido en el valle de Katmandú desde el siglo XIII. Este arte se ha mantenido por familias particulares de pintores, los cuales han heredado este arte de sus padres y abuelos.

Tipos de Thangkas

Basado en la técnica y el material, los thangkas se pueden agrupar en varios tipos, pero pueden clasificarse en categorías más específicas:

Pintado con colores (en tibetano tson-tang), es el tipo más común.
Con apliques (en tibetano go-tang)
Con fondo negro, con una línea dorada en el fondo negro (en tibetno nagtang.
Impresiones de bloque con papel o tela señalando representaciones, hecho con impresión de madera.
Bordado (en tibetano tsem-thang).
Fondo dorado, usado para inspirar la paz, larga vida a las deidades y una total iluminación de los budas.
Fondo rojo (en tibetano mar-tang).

Considerando que los thangkas típicos son bastante pequeños, aproximadamente entre 45 y 75 centímetros de alto y ancho, también hay thangkas de festival gigantes, los cuales son diseñados para ser enrollados y colocados en la pared de un monasterio para determinados actos de tipo religioso. Estos tienden a ser más anchos que altos, y pueden ser de 18 metros a más de ancho y unos 6 o más metros de alto.

Proceso de fabricación

Los thangkas son pintados sobre algodón o seda. Lo más común es usar un tejido de algodón de unos 50 centímetros de ancho. La pintura se compone de pigmentos disueltos en agua. Se usan tanto pigmentos minerales como orgánicos, los cuales se templan con una hierba y una solución de cola. En la terminología occidental, se trata de una técnica de temple.

La composición de un thangka, como ocurre con la mayoría del arte budista, es altamente geométrica. Los brazos, piernas, ojos, fosas nasales u orejas están dispuestos en una cuadrícula sistemática de ángulos y líneas de intersección. Un experto artista de thangkas selecciona generalmente entre una variedad de temas prediseñados para incluir en su composición, puede incluir cuencos de limosnas o animales y tiene en cuenta el tamaño, la forma y el ángulo de los ojos, nariz y labios de la figura. El proceso parece muy metódico, pero a menudo requiere una comprensión profunda del simbolismo para poder captar el espíritu de la pintura.

A menudo el thangka desborda simbolismo y referencias. Debido a ser un arte explícitamente religioso, todos los símbolos y alusiones deben estar en conformidad con las estrictas directrices establecidas en las escrituras budistas. El artista debe estar debidamente capacitado y tener suficiente compresión religiosa, conocimiento y antecedentes para crear un preciso y un apropiado thangka.


Centro Lama de Thangka en Bhaktapur,
agosto 2005, xitus


Mándanos un Mensaje
¿Tienes información que podemos añadir en esta página? Mándanos un mensaje, y lo incluiremos

Nombre

Mensaje

El arte tibetano ejemplifica el nirmanakaya, el cuerpo físico de Buda, y también las cualidades del mismo, tal vez en forma de una deidad. Así pues los objetos de arte deben seguir reglas específicas teniendo en cuenta las escrituras budistas con respecto a las proporciones, formas, color, posición del cuerpo, posición de las manos y los atributos con el fin de encarnar correctamente a Buda o a las deidades.

 

 

COMENTARIOS

 

Viajar significa respetar los lugares que visitas, sus gentes, así como adaptarte a sus costumbres y gastar el dinero de una manera justa para sus lugareños.
Creative Commons License Copyright © 2014 www.viajepornepal.com. Esta obra tiene contenidos que están bajo una licencia de Creative Commons.
Para más información leer las condiciones de uso
escribeme a: info@viajepornepal.com